Felipe Oyhamburu

Felipe Oyhamburu

"Fuimos pioneros"

  • Xabaltx
  • 2008-03-13
  • Idioma Euskera

Filipe Oyhamburu (1921) es conocido como uno de los mayores embajadores de la cultura vasca. Ha dado media vida difundiendo las danzas y canciones vascas por el mundo y creó el grupo "Etorki". Acaba de publicar un libro en el que recuerda los años vividos en la coral Etorburu (1995-2008).

 Filipe Oyhamburu es conocido como Pupu en el panorama cultural de Iparralde. Es euskaldun berri y ha trabajado como músico, escritor y coreógrafo. Participó en los "históricos" grupos Olaeta y Oldarra como trikitilari, bailarín y director. Creó el ballet y la coral Etorki, el segundo grupo profesional en la historia vasca, después de Eresoinka.

Ha publicado "De Tbilissi à Getaria en passant par New-York (1995-2008)" y recuerda sus años en la coral Etorburu. Se trata de una continuación de "De Biarritz à Tbilissi en passant par Bogota (1942-1994)". 

He aquí algunos apuntes de la entrevista que nos ofreció en marzo de 2009.

En pro de la libertad, desde la infancia

"Viví mis primeros años en Montevideo. Y una cosa muy importante, ¡no fui al colegio hasta los ocho años!... No sé, para mi han sido muy importantes el amor por la libertad, el gusto por la felicidad. Eso es muy importante, comencé en la escuela en París a los ocho o nueve años".

"Si, si, si, la libertad ha sido muy imporatnte en mi vida desde el comienzo. Siempre estábamos en la calle. En cambio, hablábamos en francés con mi padre y en la calle "hablamos el castellano de Montevideo, el mismo castellano que Buenos Aires", decíamos. Se me ha quedado desde entonces, es curioso. Mi madre era más artista que mi padre, que era de Biarritz, pero no tenía demasiada cultura. Era pintor, y mi madre, en cambio, era más sabia. Si, mi madre sí tenía más gusto artístico".

 Euskaldun berri

"El amor por mi pueblo comenzó en Hendaia. Vivíamos en París y mi padre tenía dos hermanos en Hendaia. Eran más euskaldunes que mi padre, precisamente porque vivían en Hendaia. Mi padre, en cambio, siempre estaba fuera. Los primeros desterrados comenzaron a llegar desde Hondarribia e Irún en 1937. Un día le dije a un niño: "¿Tú eres español?" y me dijo "No, soy vasco como tú". Era de Ondarraitz y yo tendría 15 ó 16 años. Él siete."

"Vivíamos en Biarritz en época de guerra. Conocí a Michel d'Arcangues, hojo de la marquesa, la familia Sota, los Urresti y varios desterrados. La mayoría vizcaínos. Me acuerdo de un cantante llamado Basterretxea. No sé qué será de él. No sabía francés y lo invité a mi casa, porque me apetecía aprender euskera... Luego conocí a Monzón y me hice muy amigo de Manu Sota y de él. Manu no sabía euskera, pero hablábamos euskera con Monzón. Así aprendí euskera para siempre. "

Músico y bailarín 

"Mi madre quería que aprendiera el piano Do Mi Mi Do Mi Mi Ré Mi Ré Do. No me gustaba y lo dejé. Después, me he comprado un acordeón y he comenzado a tocar tangos y temas de Charles Trenet de oído. Vivía en París. En septiembre de 1939 oí a Joan Sebastian Bach por primera vez y me enamoré. Después mi padre dejó su trabajo y volvimos a su lugar de nacimiento, a Biarritz. ¿Quién conocí en Biarritz? Al txistulari Michel d'Arcangues, que sabía tocar la guitarra. De repente me vino el amor por el euskera y también el amor por la música y la danza".

"En la vida hay sorpresas. Una de las mayores sorpresas de mi vida ha sido cruzarme con Jontxu Hillau, baigorriarra que vivía en Biarritz. Una vez me dijo Viens au groupe Olaeta, Viens au groupe Olaeta. Yo le dije que no y que no, que quería vivir libre, pero ya sabes, luego entré en Olaeta como acordeonista".

"Luego aprendí danza con una profesor de Olaeta. Hablaban vizcaino y yo no conocía ese dialecto. Comencé con el acordeón y luego bailando. Fue muy duro pasar de una disciplina a otra".

"El director era un cura, vasco Aranburu. Un día, como vio que eran pocos los que participaban, dejó su cargo. Aquellos cantantes eran hijos de trabajadores. Me preguntaron si quería ser el nuevo director y así comencé, poco a poco".

Antes de que comenzara la guerra, entre 1937 y 1938, el grupo Eresoinka reunió a 101 cantantes, bailarines, txistularis y músicos. Los ví en la sala Pleyel en 1937. Después en la espectacular sala Palais de Chaillot, en 1939. Era una coral muy, muy buena".

Aitzindari: unión de danza tradicional y contemporánea 

"Utilicé trajes del siglo XVIII en Gipuzkoa. ¡Nos dijeron de todo! Y cada vez hay más mujeres en el mundo de la danza, se han integrado poco a poco... Ahora las vemos en Gipuzkoa, Bizkaia y Zuberoa, a la par que los chicos. ¡Fuimos pioneros!"

"También recuerdo algo más. Siempre buscaba la belleza para que la gente hablara de los tesoros que tenemos en Euskadi. Si ahora habría un grupo como Eresoinka todo el mundo sabría que Euskadi es un lugar sin igual, especial...".

Bailarines de hoy día

"Hay buenas creaciones. Por ejemplo, "1937, gogoaren bidezidorretatik"... La historia de Gernika, la historia de los niños de Bizkaia... Los padres mandaron a sus hijos a Rusia, Inglaterra, Francia... eso cuenta Maia. Muy conmovedor. También en Iparralde tenemos buenos creadores, como Mizel Theret. Muy bueno. Algunos no me han gustado mucho, pero hay muchos que sí. Se trata de contar las cosas desde una perspectiva vasca. Urbeltz hizo un tango en escena. Está bien, pero es una danza internacional! Permanecer con el sentimiento vasco, esa es la cuestión. Y muy difícil".

La cultura vasca del mañana

"El dinero es importante, es evidente, ¿pero qué se hace con ese dinero? Por ejemplo, todos los países tienen su cine nacional, nosotros no. ¿Cuántos filmes en euskera? Muy pocos o unos pocos, que casi ni se ven. Yo veo la televisión y casi nunca las ponen. Si no tenemos una literatura y un cine vascos, no sé cómo vamos a salvar el euskara. Hay algunos libros en euskera, pero ¿quién lee en euskera?. Los jóvenes aprenden el idioma pero no lo usan a partir de los 18 años. La influencia del castellano es tan fuerte en Hegoalde... casi no se usa. Es necesaria la literatura, fácil de leer por una parte, y de calidad".

"Hay problemas, pero creo que el euskera se salvará. Hace un tiempo pensé que el euskera moriría pero ahora creo que se salvará. Ha llegado la juventud y siempre pensaré que los euskaldunes del otro lado escriben mal, pero en la televisión se utiliza bien. Entonces, ese euskera correcto se salvará. De todas formas, ¿cómo hacer saber a los vascos que su idioma tiene otros tesoros lingüisticos?". 

Más entrevistas

Thierry Truffaut

Thierry Truffaut

"Finalmente el carnaval es una escuela popular"

Johañe Etxebest

Johañe Etxebest

"Cuando enseño la danza, no concibo hacerlo en otra lengua que no sea el euskera"

Joseba Aurkenerena

Joseba Aurkenerena

"La televisión no puede ofrecernos los momentos que vivimos en torno a la cultura vasca"

Más entrevistas