Organizado por el Instituto cultural vasco

Hitz-Enea

Organizado por el Instituto cultural vasco

Hitz-Enea

¿Quien habitó esa casa de Azkaine llamada Zapata Churienea? ¿De dónde viene el nombre Erremedio que presenta una fachada en Aldude? ¿Son del mismo color Etche berdea de Urruña y Etche Berdea de Garazi?

Estas son algunas de las preguntas sin respuesta que trata de lanzar, no de resolver, esta exposición de Oskar Alegria, a través de un viaje por Iparralde desde Biarritz a Altzürükü, de Senpere a Ortzaitze visitando lugares llamados Bero Etchea, Ixilixila, Ttattola, Oren Urdinak, Singalantenea… Se trata de un viaje a través de la onomástica, la ciencia que estudia los nombres de las casas y que en nuestro paisaje presenta una riqueza singular. En la cultura vasca, las casas y sus nombres han servido desde antaño para el trazado oral de los mapas más antiguos, cuando la cartografia de papel no existía. Oficios (Arotzena), apodos (Haserrenea), toponimía (Arrotz Bidea) han servido como referentes tradicionales a la hora de bautizar una vivienda, hoy sustituidos con mayor o menor acierto por otros que responden a una toponimia más abstracta como los deseos (Gure Nahia), los sueños (Ametchetan) el viento (Haizatua) o las estrellas (Goizeko Izarra).

Más información

  • Mediateca : 05 59 22 28 86
  • Instituto cultural vasco : 05.59.93.25.25
  • www.hitz-enea.com

Actores culturales

Reciba gratuitamente nuestros boletines

Agenda de la cultura vasca
(una vez a la semana)